Beneficios del ejercicio durante el embarazo

La actividad acuática para embarazadas es una excelente opción para mantenerse activa, en forma y conectada con otras mujeres embarazadas.

2/26/20242 min read

AquaMamá Natación para embarazada. En este artículo intentamos explicar la importancia de la actividad acuática para embarazadas con algunos consejos para practicarla de forma segura y eficaz. La natación para embarazadas consiste en realizar ejercicios dentro del agua, aprovechando la resistencia y la flotabilidad que ofrece este medio. Puede realizarse en una piscina, en el mar sin oleaje o en un centro especializado que cuente con instalaciones adecuadas.

Algunos de los beneficios de la actividad acuática para embarazadas son:

  • Mejora la circulación sanguínea y previene la aparición de varices y edemas.

  • Fortalece los músculos, especialmente los del suelo pélvico, lo que facilita el trabajo de parto y la recuperación postparto.

  • Reduce el estrés y la ansiedad, favoreciendo el bienestar emocional de la madre y el bebé.

  • Alivia el dolor de espalda, las contracturas y las tensiones musculares.

  • Regula la temperatura corporal y evita el sobrecalentamiento, que puede ser perjudicial para el feto.

  • Mejora la capacidad respiratoria y el control postural.

  • Aumenta la autoestima y la confianza en el propio cuerpo.

Para practicar la actividad acuática para embarazadas es importante seguir algunas recomendaciones:

  • Consultar con el médico antes de iniciar cualquier tipo de ejercicio, especialmente si se tiene alguna complicación o contraindicación en el embarazo.

  • Elegir una actividad acuática adaptada al nivel de condición física y al trimestre de gestación. Existen clases específicas para embarazadas que cuentan con profesionales cualificados que pueden orientar y supervisar el entrenamiento.

  • Utilizar un traje de baño cómodo y adecuado, que no oprima ni moleste el abdomen ni el pecho.

  • Hidratarse bien antes, durante y después de la actividad, evitando las bebidas azucaradas o con cafeína.

  • No realizar ejercicios que impliquen saltos, giros bruscos, cambios de presión o riesgo de caídas o golpes.

  • Escuchar al propio cuerpo y respetar los límites, sin forzar ni sobreesforzar. Parar o disminuir la intensidad si se siente algún síntoma como mareo, náuseas, dolor o falta de aire.

La actividad acuática para embarazadas es una excelente opción para mantenerse activa y saludable durante el embarazo. Siempre y cuando se realice con precaución y se sigan las indicaciones médicas, puede ser una forma divertida de ejercitarse. Además, esta actividad brinda la oportunidad de compartir experiencias con otras mujeres en la misma situación, lo que puede crear vínculos afectivos y de apoyo mutuo. El agua proporciona un ambiente suave y de bajo impacto, lo que reduce el estrés en las articulaciones y los músculos. También ayuda a aliviar el peso del vientre y puede mejorar la circulación. En resumen, la actividad acuática para embarazadas es una excelente opción para mantenerse activa, en forma y conectada con otras mujeres embarazadas.