Google+

sábado, 14 de abril de 2012

Accidentalidad y medio acuático

Qué tan serio es el problema de accidentes de niños en el medio acuático? según resultados de estudio realizado para la implementación del programa MundoAqua®
La primera causa de fallecimiento de niños menores a 5 años en los estados de Florida, Arizona y California es el ahogo en piletas de natación, y la causa número dos a nivel Nacional.

IMPORTANTE

Ejemplo: En la Argentina, mas de 2.000 muertes se producen anualmente por este 
motivo.
Por cada niño ahogado, existen aproximadamente 11 casos de accidentes que no llegan a ese desenlace fatal, de acuerdo con las estadísticas proporcionadas por el Gobierno de ese país.
Estas estadísticas no incluyen los accidentes en piscinas que finalizan con niños que se ven afectados por lesiones cerebrales irreparables, debido a la ausencia de oxígeno prolongada. Un niño pierde la conciencia luego de estar sumergido por 2 minutos, y sufre daños neurológicos irreversibles a partir de los 4 a 6 minutos.
La referida Comisión ha estudiado los casos de accidentes en estos 3 estados y obtuvo, además, las siguientes conclusiones:
Quien estaba encargado de la supervisión de los niños al momento de ocurrir los accidentes?
De quien eran las piscinas donde ocurrieron los accidentes?
El 77% de los niños ahogados han sido vistos 5 minutos antes de perderse y posteriormente ser encontrados en la piscina. Donde los vieron por última vez?
Que actividad estaba realizando el responsable de la supervisión al momento de ocurrir el accidente?
Muchos amigos y colegas, durante el tiempo que llevamos aplicando el programa nos preguntan sobre el llanto y aclaramos:

El Programa MundoAqua®  es un programa 100% lúdico, a diferencia de otros programas y propuestas, si el niño no está optimo para su sesión se cancela, se suspende de inmediato tomamos en cuenta edad, etapa de su desarrollo, procesos de lactancia y dentición, horarios de sueño y alimento. Ahora bien promocionamos que los niños regresen al agua y entren al programa cumpliendo los 3 meses de vida en función de evitar problemas de apego, sociabilización, realinear con los padres costumbres y  conductas acuáticas que por inferencia provocan rechazos y fobias en los niños

Para un Instructor MundoAqua® estar fuera del agua trabajando con el niño, durante días, incluso meses es algo natural trabajar con los padres y familiares respecto a la familiarización y sociabilización es algo cotidiano.

Sobre el llanto puede hacerse un tratado, sin meternos en otros campos o especialidades relacionados como la psicología puede ser lenguaje, indicación del quiero, forma de comunicación acostumbrada en muchos niños, dejamos esto a los especialistas nosotros trabajamos siempre en eliminarlo de nuestras cotidianas presentaciones.

Todas estas acciones buscan evitar situaciones de malestar o falta de confort en los pequeños que nos visitan cada día.

Regresando a la accidentalidad,  la respuesta del programa MundoAqua® siempre ha sido y será la misma.
Se siente muy  feo, cuando conocemos de  accidentes acuáticos en los cuales a adultos, niños y bebés le suceden accidentes en playas, lagos, ríos, albercas, pozos, fácilmente evitables y por no contar con estas sencillas y útiles herramientas (un seguro de por vida) bebés, niños de todas las edades y adultos pierden  la vida y se suman a la elevada suma de estadísticas  de ahogamientos que relacionamos  a continuación.




    Nuestra mejor recomendación es para evitar todos estos casos que los niños a edades tempranas adquieran herramientas de seguridad acuática

    Otras reglas para la Prevención de Accidentes Acuáticos

    Reglas de Protección
    • La primera regla de protección es la supervisión de los padres; sin embargo elresultado del estudio realizado por la U.S. Consumer Product Safety Commission para los estados de Arizona, Florida y California ha demostrado que el 69% de los ahogos se produjeron cuando la misma ha fallado y no se tuvieron en cuenta otras reglas de protección.


    • Contar con un cerco perimetral que separe la piscina de su casa y de todos los accesos y puertas.


    • Poseer una alarma en la puerta de acceso al área de peligro.


    • Poseer un entrenamiento para salvatajes acuáticos.


    • Tener conocimiento de técnicas de resucitación.

    NUNCA DEJE JUGUETES DENTRO DEL ÁREA DE LA PISCINA, PUEDE ATRAER LA ATENCIÓN DE LOS NIÑOS Y PROVOCAR SU ACERCAMIENTO AL MEDIO,  según recomienda  la Sociedad Argentina de Pediatría

    Recuerde que  la ocurrencia de los accidentes no se deben a una fatalidad sino a la falta de prevención, igual recuerde que la mejor prevención es  dotar al niño de herramientas de autonomía y seguridad acuática segun MundoAqua www.mundoaqua.com.mx


    La información / links sobre casos de accidentes en medios acuáticos en las más diferentes condiciones, nos permiten reforzar aún más nuestra convicción de que 

    "No solamente preparamos una respuesta ante accidentes acuáticos,  sino que el 

    medio acuático es un salón de clases por excelencia que permite preparar al niño 

    para toda la vida" 

    Esta definición define y permite elegir  el camino que deseamos seguir al seleccionar cual necesita método, escuela o programa necesita mi hijo entre las diferentes propuestas, escuelas y conceptos que giran alrededor del tema "BEBES Y MEDIO ACUÁTICO" 

    Respetamos todas las tendencias métodos y escuelas, pero igualmente conocemos y estamos seguros por los resultados del día a día que en nuestro centro se obtienen acumulados y en proceso de actualización constante que MundoAqua  es una de las propuestas más integrales 
    En lo personal aplaudo y admiro con mucha devoción a los papás (madres y padres ) que abren en su agenda el espacio para apoyarnos con aplausos y sonrisas durante las sesiones de entrenamiento, aunque su corazón y estómago se aprieten un poco con los movimientos que ejecuta su bebé en la alberca, puedo conectarme con ellos, pero a la vez busco no perder el control y la autoconfianza que me permite entregarles a sus niños listos para retos acuáticos superiores,  con la seguridad que no estarán en la estadística de personas ahogadas.
    Cada mail que puedas enviar, cada comunicación que hagas llegar a otros padres que no conocen sobre el tema, posibilita un niño más, un adulto más con estos recursos o lo que es igual es una persona más asegurada.


    Primeras brazadas con tu bebé

    Hasta determinada edad  y   madurez los niños no tienen ni la  autonomía ni desarrollo como para nadar  por sí mismos, entiéndase aquí el "desplazarse entre dos puntos sin apoyo y llegar a sitio seguro".  

    Este conocimiento se alcanza siempre que haya habido una correcta interrelación con el agua desde muy temprana edad, por lo que es muy  recomendable que sean familiarizados  con el agua,  desde los primeros baños,  por sus propios padres con el apoyo de instructores experimentados en la natación y la estimulación acuáticas para bebés.

    Está demostrado que los bebés disfrutan mucho en el agua, a la vez que es beneficioso para ellos ya que mejora su coordinación, su equilibrio, su fuerza muscular, les relaja, les hace comer y dormir mejor… 

    Toda una serie de ventajas que hace imprescindible que  vayas a nadar con tu hijo, tenga la edad que tenga. 

    Participación de los padres y/o tutores

    Durante mis sesiones recomiendo constantemente a los padres como bañarlos,  como deben familiarizarlos durante sus  visitas a albercas y playas y está demostrado que aquellos que se involucran realmente en este importante proceso logran en sus hijos resultados increíbles.  

    Hasta que el niño no esté totalmente familiarizado no debe delegarse en terceros este importante conocimiento de vida,  de desarrollo de la personalidad  y de autoseguridad y confianza. 

    La escuela de natación o deportiva  debe ser la guía, pero el pretender dejarle todo el proceso, es alargar más el alcance del  objetivo o hacer su logro difícil. 

    Igual sucedería si dejáramos a la escuela o docentes  toda la responsabilidad de su formación, educación y desarrollo intelectual 
    ¿A qué edad empezar?

    Hasta los 4 o 5 años los niños son incapaces de nadar como un adulto, ya que son demasiado pequeños para desarrollar autonomía en el agua y adquirir los movimientos de la natación. 

    Por lo tanto hay que distinguir entre bañarse y disfrutar en el agua, y aprender a nadar.

    Sin embargo, desde que nacen los bebés pueden jugar en el mar o en la piscina con sus papis, lo cual les resultará muy divertido y beneficioso.

     Lo recomendable es esperar hasta los 3 o 4 meses de vida, incluso en algunas escuelas de natación no los aceptan hasta los 3 años  porque sus instalaciones no son adecuadas para niños menores.

    A partir de los 9 meses los bebés pierden, por falta de uso y sustitución por otros más terrestres,  una serie de reflejos innatos muy útiles para la natación, por eso se recomienda que empiecen su contacto con el agua antes de su primer cumpleaños: se adaptan mejor que los niños mayores. 
    Para muchos especialistas del tema “lo ideal sería que empezaran antes de los 4 meses, siempre y cuando los padres se sientan preparados, ya que el bebé conserva una serie de capacidades que favorecen su adaptación. 

    Tienen capacidad de flotar, de mover su cuerpo dentro del agua de forma relajada y además mantienen el reflejo de apnea, que consiste en cerrar la glotis y por tanto no tragan agua ni tienen sensación de atragantarse”.

    El miedo al agua se adquiere conforme el niño va creciendo, mientras más tiempo esté apartado del agua, más probabilidades de que desarrolle sentimientos de desconfianza y hasta fobia, que posteriormente dificultarán el aprendizaje de la natación.   

    Estos sentimientos por lo regular son "inferidos" sin darnos cuenta en la mayoría de los casos  por los propios padres o "manejadores" sean  abuelitos, nanas, etc durante los procesos de contacto con el agua principalmente el  baño,  juegos en playas, albercas, etc durante los cuales  se bloquea y distorsiona con costumbres y hábitos heredados de generación en generación, lo que sería una relación normal y natural con el  beneficioso medio acuático. 

    La matronatación

    Este es el mejor método para iniciar a un bebé en la actividad acuática: la natación (juegos acuáticos) con los padres. Está demostrado que los pequeños disfrutan mucho en el agua, además de ser muy beneficiosa para ellos siempre y cuando los padres participan debidamente entrenados. 

    En este método, es fundamental el papel de los padres,  deben mostrar transferir  seguridad al bebé respecto al medio,  a la vez que se refuerzan sus vínculos posibilitando una experiencia original, única e irrepetible. La mejor.

    Sin embargo programas de matronatación demasiados extensos y padres "no acuáticos" pueden generar dependencia en el niño de que solo es seguro con papá o mamá y ser contraproducentes, mi propuesta es que solo sea por un período de tiempo con objetivos muy definidos y luego pasar al niño con el especialista que en fin es el que puede guiar tanto a padres como al mismo niño en la adquisición del conocimiento.

    Es conveniente esperar hasta el inicio del  cuarto mes de vida o culminación del tercer mes, ya que a esa edad termina de madurar el sistema inmunológico del bebé y las posibilidades de resfriados y de infecciones como la otitis son menores. Esta decisión puede tomarse antes o después en dependencia de la calidad de la alberca, el agua y las condiciones necesarias para recibirlos desde temprana edad.

    Cada clase de matronatación varía según la escuela. En general, deben durar entre  los  30 a los 45 minutos, dependiendo de la resistencia y reflejos del bebé. En las clases se trabajan con materiales didácticos (pelotas, tablas, etc.) adecuados a cada edad. 


    En ellas, les van enseñando que el agua y se le introducen gradualmente elementos de  estimulación temprana, supervivencia y natación según el desarrollo especifico de cada niño.

    Por ejemplo, en algunos centros ponen a los bebés en contacto con el medio acuático y los preparan para la llegada del verano ya que, gracias al contacto permanente en el agua con la madre o el padre, el pequeño consigue habituarse al agua, superar los miedos, desarrollarse física y mentalmente y disfrutar de un contacto familiar más profundo y enriquecedor. 

    Estos cursos están impartidos por fisioterapeutas y educadores infantiles que siguen muy de cerca la evolución del bebé, personalizando los ejercicios y adaptándolos a las necesidades de cada uno. 

    Los grupos deben un máximo de 5 a 6 niños (acompañados del papá o la mamá) que se relacionan e interactúan entre ellos, favoreciendo el desarrollo y la socialización.

    Los objetivos de estas clases son tres:
    • Aprender a conocer comportarse en el agua.
    • Trabajar la supervivencia.
    • Favorecer su desarrollo  autonomía.



    Los primeros entrenamientos se pueden hacer en casa en la misma bañera, siempre hablando de niños entre 2 y 6 meses, por eso es recomendable llenar la bañera con agua y meterse dentro de ella con él, sin pensar en técnicas ni nada, únicamente con el afán de divertirse y de familiarizarse con el medio”.

    Considero que introducir conceptos técnicos de la natación  en edades muy tempranas me refiero antes de cumplidos los 4 años,  hace o "quema" futuros buenos nadadores y  por el contrario juegos acuáticos "libres" donde el niño adopta y elige su propio confort y herramientas de desplazamiento en el medio,  crea verdaderos amantes de este muy beneficioso medio. 

    Por lo regular entre estas dos direcciones nos movemos la mayoría de los instructores de natación y la mayoría de las escuelas que reciben a niños en edades tempranas, cada papá elegirá cual es el que desea para su hijo, pero por favor sin quitar valor e importancia a su respuesta consulte siempre a su niño!

    sábado, 31 de marzo de 2012

    Los mejores alimentos para los niños durante la práctica acuática.

    Una alimentación equilibrada es la base de una buena dieta. Pero ante situaciones concretas, como participar en actividades deportivas, ¿qué tipo de alimentos debe tomar un niño para conseguir un aporte de energía extra?

    El desgaste que se produce en la vida diaria de un niño cuando no tiene programada una actividad deportiva es grande, pero si además es de esos días en los que la natación, un entrenamiento deportivo, ballet o los patines forman parte de su agenda es aún mayor. Mantener una dieta equilibrada es el objetivo; que tenga los aportes necesarios para cubrir su actividad física e intelectual es fundamental.

    Mercedes Blasco, especialista en alimentación natural, señala que con frecuencia las dietas de los niños son monótonas o están demasiado desequilibradas debido "a un exceso de dulces y grasas saturadas".

    Blasco, autora del libro "Los nuevos desayunos naturales", hace especial hincapié en que los niños que no desayunan adecuadamente sufren repercusiones en su desarrollo, estado psíquico, emocional y en su rendimiento escolar.

    A partir de los dos años y medio, indica, los niños tienen que tener un desayuno variado. La leche con galletas es fantástica, pero también se puede engrandecer un vaso de leche con copos de trigo o con tostadas integrales y mantequilla y mermelada; un yogurt con fruta fresca o con nueces y una magdalena de harina integral; una macedonia de frutas con yogurt y un cereal germinado con miel; quién hace ascos a una compota de manzana, algo de queso fresco con miel o membrillo y un poco de plan integral y a unas natillas y algo de fruta.

    BUENOS HABITOS

    Marisa Vidal Guevara, Jefa de Comunicación Científica Instituto de Nutrición Infantil Hero Baby, señala lo importante que es inculcar buenos hábitos nutricionales a los bebés "desde el momento en que se introducen los primeros alimentos distintos de la leche materna o fórmula infantil".

    Y argumenta que los padres inducen a los gustos futuros de los niños, pues "está demostrado que bebés que de pequeños fueron alimentados con productos demasiado dulces o salados, solían preferir lo mismo en la adolescencia, lo que demuestra la fuerte y directa influencia del periodo inicial de aprendizaje".

    Alicia Aguilar Martínez, directora del Máster Universitario en Salud y Nutrición de la UOC (Universitat Oberta de Catalunya), explica que los niños deben de hacer como mínimo una hora al día de ejercicio físico, aunque "lo ideal sería un par de horas".

    La nutricionista apunta a que la vida de un niño "debería ser activa" en sí misma y el problema que se han ido encontrado los especialistas es que los pequeños han dejado de tener la actividad que requiere la infancia tanto a nivel emocional, como para ayudar a descargar tensiones, como desarrollo de crecimiento. "Para el desarrollo de los huesos la actividad física es importante".


    DESAYUNO ENERGETICO

    Aguilar indica que un buen desayuno debería incorporar 25 por ciento de las calorías que van a ingerir a lo largo de día. "Las prisas a veces no permiten consumir un desayuno en calma, pero sería lo ideal y complementarlo en el patio con un tentempié a media mañana".

    Según Marisa Vidal las recomendaciones energéticas de los niños están establecidas por los órganos competentes. Una de las fuentes más consultadas sobre este tema es el Instituto de Medicina Americano, para el que un aporte energético adecuado se consigue con la ingesta de calorías necesarias, a través de la dieta, para cubrir las necesidades que requiere el metabolismo, crecimiento, actividad física y termorregulación del niño, así como el gasto energético propio del consumo de alimentos. Si esta ingesta no es adecuada diariamente, pueden verse comprometido el crecimiento y desarrollo adecuado del niño.

    Una forma rápida de calcular, en líneas generales, la energía que necesita cada niño es añadir a 1.000 cien por cada año: un niño de tres debería tomar 1.300 calorías diarias; de ocho 1.800. Este cálculo es válido entre "los cuatro y 10 años", comenta Aguilar.

    La nutricionista desaconseja los desayunos ricos en proteínas y grasa, "porque producen una digestión más pesada".


    CANSANCIO

    Si las calorías se distribuyen mal a lo largo del día pueden producirse "bajones", es el caso de los niños que no desayunan y a lo largo de la mañana pueden sentirse cansados. "Es posible que coma bien, pero ha pasado una franja de al menos 15 horas en las que no ha consumido ningún alimento lo que le provoca un descenso de glucosa".

    Cuando los más pequeños acusan un excesivo cansancio puede tener que ver con la alimentación y si está en la adolescencia "habría que mirar especialmente si carece de algún mineral como el yodo, hierro o zinc y de vitaminas A, D, C, porque está relacionado con el crecimiento y formación de tejidos".

    La fruta es fundamental, cuenta la nutricionista, en esta etapa "les viene bien todas. Cuanta más variedad de alimentos se incluya en su dieta mejor".

    RECOMENDACIONES

    Recomienda ingerir piezas de fruta enteras, mejor que zumos "porque así se evita comer otro alimento, sacian más", y añade "mejor un zumo natural que nada" y si son envasados, sin azúcares añadidos.

    "Hemos derivado la obtención de glucosa a través de azucares simples. Olvidamos que se encuentra en el arroz, la papa, pasta, legumbre o pan".

    Los frutos secos recomienda comerlos a partir de tres o cuatro años "cuando no corren riesgo con las alergias y con el masticado", aprovechando su alto nivel energético y su riqueza en magnesio.

    Doctora en biología, Aguilar, apuesta por un consumo racional de los alimentos. "Nada de grandes comilonas. La opción de plato principal con varias mezclas, en lugar de dos platos principales es ideal para tomar todo tipo de alimentos".

    "Lo principal es no tomar un exceso de unos alimentos en detrimento de otros. No hay que obsesionarse con el número de lácteos o frutas que ingieren si no tomar un poco de todo".

    "La sopa es fantástica para la noche. Deben hacer una buena cena" y puede incorporar hidratos y proteínas "y además hay que tener en cuenta su aporte de agua", dice.