Google+

viernes, 14 de enero de 2011

Beneficios que aporta natación a cualquier edad

La natación es uno de los deportes que más contribuye a este cometido, permitiéndonos ejercitar todos los músculos del cuerpo.
Nadar es parecido a volar, dicen muchos de los que practican o han practicado este deporte. Sucede que mientras se encuentra sumergido en el agua, el peso de nuestro cuerpo se reduce notablemente. Esto favorece claramente la actividad del sistema cardiorrespiratorio y muscular.
Al lograr que el cuerpo adquiera mayor movilidad y elasticidad dentro del agua, la natación se convierte en un deporte altamente indicado para las personas que sufren obesidad, problemas de columna, o necesitan realizar rehabilitación cardíaca y motríz.
Asimismo, sirve para descargar energías y como actividad descontracturante. La estimulación de todos los músculos corporales que tiene cabida durante el nado constituye también un tratamiento de carácter preventivo para nuestro cuerpo.
La natación reduce el riesgo de contraer enfermedades cardiovasculares, estimulando la circulación sanguínea y ayudando a mantener una presión arterial estable. Por otra parte, genera una mayor resistencia cardiopulmonar.
Pero los beneficios no terminan aquí: la práctica del nado fortalece además los tejidos articulares, previniendo posibles lesiones, y provoca la eliminación de distintas secreciones bronquiales.
Para aquellas personas afectadas por diferentes enfermedades de carácter muscular y óseo, la práctica de la natación, teniendo en cuenta el acondicionamiento apropiado de las temperaturas del agua y del ambiente, permite obtener un mayor bienestar corporal y una mejor calidad de vida.
Al igual que en otros deportes, en la natación es necesario tener en cuenta algunas precauciones, como por ejemplo la diferenciación de las temperaturas del agua según la edad del paciente, ya que son convenientes diferentes graduaciones en niños, adultos o personas mayores.
Es imprescindible considerar además los datos de presión sanguínea y temperatura del ambiente, para poder disfrutar así plenamente del deporte, obteniendo los fantásticos beneficios que la natación tiene para ofrecernos.
Para aquellos que vean la natación como algo prescindible, hay que recordarles que no sólo les puede salvar la vida en un momento dado sino que además puede agregar a su salud muchos beneficios:
• Se desarrolla la resistencia cardiovascular.
• Fortalece los sistemas óseo y muscular.
• Contrarresta dolores de espalda, problemas por varices.
En la web
En este site se describen los beneficios de la natación, desde la óptica de las distintas edades en la que esta se practica.
Este site hace énfasis en cómo nadar periódicamente puede ser un paleativo eficaz en casos de problemas de columna vertebral  o la existencia de hernias discales.
En este site encontrarás una fórmula eficaz de la natación y la nutrición.
• Sirve como terapia física cuando la persona ha sufrido alguna lesión.
• Ayuda a desestresar a quien lo practica, a las personas con depresión, ya que es ideal para la relajación.
Grandes beneficios para los bebés Los bebés antes de su nacimiento se desenvuelven en elemento líquido. Numerosos estudios han demostrado que su continuidad durante los primeros meses de vida aporta grandes beneficios.
Desde el aspecto psicológico, el niño aprende a conocer el agua, un medio que le es completamente familiar.
El dominio paulatino de este nuevo ámbito le va dando seguridad e independencia, pero una independencia responsable que le va ayudando a adquirir una cabal noción de sus posibilidades y limitaciones.
Existen programas de natación especiales donde se enseña a los bebés y niños pequeños a nadar.
El que los niños estén familiarizados con el agua y sepan, aunque sea, mantenerse a flote sin asustarse y sin tragar agua puede salvar la vida de los pequeños en casos de caídas accidentales a piscinas. Ideal para los mayores La natación es un deporte en el que participan casi todos los grupos musculares del cuerpo. Es, por tanto, una de las mejores y más completas actividades que podamos practicar. Excelente para el sistema cardiovascular y respiratorio y para la fuerza y la resistencia muscular, incrementa la flexibilidad de las articulaciones, tonifica el cuerpo, lo relaja y, además, ayuda a perder peso.
La natación, así, resulta muy apropiada y beneficiosa, siempre que se adopten las debidas precauciones, especialmente las personas aquejadas de problemas motrices, ya que en el agua el peso del cuerpo parece aligerarse.
Antes de comenzar a practicar cualquier deporte, y la natación no constituye excepción a la regla, se recomienda consultar con el médico y someterse a un reconocimiento para que el nadador calibre hasta dónde puede llegar en su esfuerzo.
Natación para embarazadas
Son muchísimos los beneficios de la actividad acuática en las madres antes del parto y después del mismo para una recuperación física. Ayuda a los bebés a adaptarse mas rápidamente al medio natural, desarrollándose en un medio (acuático) al que les resulta más fácil ejercitarse, acomodarse y conocer su cuerpo y el medio.
La clave
1.  Es importante procurar evitar las fibras sintéticas y el calzado para piscina no especialmente diseñado que no permite transpirar al pie usando ropa interior de algodón y cambiando a menudo los calcetines. Es igualmente recomendable llevar un calzado tipo chancleta cuando caminemos por piscinas o vestuarios, nunca ir descalzo. Estas prevenciones son importantes, pues, en caso de contraer una infección por hongos, ésta suele ser bastante molesta y antiestética y su tratamiento médico es lento.
El agua, utilizada desde hace mucho tiempo como elemento terapéutico, de limpieza, revitalizante, curador, es el medio ideal para que un recién nacido se desarrolle y para que la madre se prepare o recupere físicamente para el parto o después de éste. Durante el embarazo se han de dar unos factores que faciliten la adecuación del organismo a su nuevo estado, disponiendo de buenas condiciones, antes, durante y después del parto. Los requisitos básicos a reunir para la práctica de la actividad acuática abarcarán, desde el control médico, al ambiente e higiene, etc. 

jueves, 13 de enero de 2011

Agua y las condiciones óptimas que requiere la piscina

Evite las piscinas de dudoso control higiénico y sanitario, que pueden ser causa de
serias infecciones y enfermedades.

La temperatura del agua debe rondar los 32o C, aunque puede variar un grado arriba o
abajo en función de la época del año.

El nivel de cloración ha de mantenerse entre el 0'5 y el 0'6% (frente al 1% o hasta 2 % que por lo regular se aplica  en las albercas  de adultos).

La piscina de los pequeños debe reservarse para su disfrute en exclusiva y el uso de
estos.  Jamás hay que compartir este espacio con otros usuarios.

Asegúrese que la zona de los vestuarios donde se cambia el pañal esté climatizada, temperatura regulada,  constante  y cumpla con las normas higiénicas.

Si los vestuarios se encuentran alejados de la piscina es conveniente que cerca de la
misma se disponga de un banco o lugar especial para bañar, cambiar y  vestir al niño.

Compruebe que siempre haya servicios de apoyo médicos o de emergencias  cercanos a la alberca o instalación donde se atienden los niños y que el personal que imparte las clases esté calificado de forma específica para trabajar con ellos.

Pautas a seguir en la piscina.

Las sesiones serán cortas, de 10,  15 hasta tope 30  minutos, para que el bebé se
acostumbre poco a poco. 

No conviene sobrepasar la media hora para evitar que el niño se canse pues esta actuando por reflejos que no controla y en un medio muy retador.

En cuanto a  horarios, es el bebé o el niño el que elige, el  apropiado cuidando que las sesiones de estimulación y natación no perturben el ritmo diario habitual referido a alimentos y sueño.

Si el pequeño tiene frío, está incómodo o llora demasiado limitar las sesiones e ir creciendo el tiempo gradualmente el tiempo,  una vez solucionado el problema que genera el llanto.

Nunca deje al pequeño solo cerca del agua, aunque los programas de natación para
bebés pueden enseñarle a moverse en ella, es demasiado pequeño para ser consciente
del peligro que ello conlleva, sin embargo evite transmitirle miedos o fobias con acciones o palabras.





Un niño enfermo con enfermedades infecto contagiosas,  no debe acudir a la piscina hasta que esté restablecido por completo,  usted y su pediatra será la autoridad en este caso,  no obstante  pequeños catarros, procesos post vacunación no son limitantes para acudir al centro, tampoco  los cambios de tiempos y las diferentes condiciones climáticas que imperen la vestimenta adecuada para protegerlo de cambios climáticos es más que suficiente  para prevenir su influencia.

No se establezca un determinado período de tiempo para lograr objetivos, cada niño
aprende a su ritmo. 

Los niños más pequeños pueden presentar hiperhidratación por la ingesta masiva de
agua y, derivado de ello, trastornos iónicos (la sangre se diluye y se reduce la cantidad
de sales en ella).

Otras enfermedades frecuentes, en este caso con los ojos como protagonistas, son la
conjuntivitis química por cloro, la conjuntivitis infecciosa vírica o bacteriana, y la
infección de córnea en niños que usan lentillas.

Las infecciones en la espalda (pitiriasis versicolor), en los pies por hongos, y/o diarreas
también se pueden contraer en  aguas no limpias.

martes, 11 de enero de 2011

Estimulación en el agua

El agua posibilita al pequeño posibilidades motrices. 
Uno de los objetivos de la estimulación temprana en el agua es desarrollar las habilidades del niño durante los primeros tres años de vida,que es la edad donde adquieren más conocimientos.
El niño puede desarrollar sus capacidades motoras libremente. 


Puede hacer juegos en el agua, y es importante quitarles el miedo al agua que muchos niños pueden llegar a tener. 


Puede experimentar movimientos diferentes a los que puede realizar andando, o en el suelo.

jueves, 6 de enero de 2011

Especial Viajar con niños en Bebés y más

Si tenéis hijos o esperáis tenerlos pronto, os invitamos a daros una vuelta por nuestro blog hermano sobre infancia y maternidad, pues está en marcha un Especial Viajar con niños en Bebés y más, en el que vamos dando consejos sobre cómo organizar un viaje con los peques y disfrutarlo al máximo.
Seguro que muchos ya estáis haciendo las maletas, y otros os lo estaréis pensando si hace poco que ha aumentado la familia. Pero, no hay excusa, se puede seguir viajando con niños, sin morir en el intento.
De momento, hemos hablado de los viajes de los niños en distintos medios de transporte, de las recomendaciones para preparar el viaje, viajes largos y cortos, destinos rurales o urbanos, tipos de alojamiento...
Os invitamos a conocer éstas y otras propuestas para viajar con niños en Bebés y más, pues próximamente hablaremos sobre temas relacionados con la salud, gadgets, documentación… y todo lo necesario para disfrutar del viaje en familia.

viernes, 17 de diciembre de 2010


TERAPIA ASISTIDA POR DELFINES
La Terapia asistida por delfines (TAD) es una rama de la Zoo terapia, donde se utilizan Delfines como medio Terapéutico. Es aplicada no solo a niños autistas sino a pacientes con todo tipo de patologías y trastornos a nivel físico y emocional, ya sea personas con síndrome de Down, parálisis cerebral, retardo mental, depresiones, fobias, adicciones, etc. También se trabaja con personas con cáncer y  enfermedades comprometidas.
Esta Técnica se utiliza a nivel vibracional a través de Sonidos puros de Delfines aplicados en el Cuerpo Físico.
Las sesiones, tienen una duración aproximada de 25 minutos diarios, el sonar del delfín emite unas ondas sonoras electromagnéticas que producen una estimulación en todo el sistema nervioso central, las cuales activan y conectan las neuronas, que se hallan dormidas en el cerebro.
Es importante resaltar que esta técnica no cura, pero al igual que las terapias asistidas por animales de compañía, mejora el estado anímico y psíquico del paciente, proporcionando:
   * Más seguridad en uno mismo, y autocontrol en sus acciones
   * Mejora del autocontrol mental
   * Interés por relacionarse con el entorno
   * Mejora del tono muscular (por la natación)
En la Fundación Dolphin Assistance la TAD es una terapia alternativa de gran ayuda para todos, desde la edad fetal hasta la tercera edad; incluso para los que están sanos. Este programa está basado en los delfines.
¿En qué consiste la terapia en Dolphin Assistance?  La TAD se lleva a cabo en una piscina. Los terapeutas y entrenadores trabajan en conjunto para asegurar una grata experiencia tanto para los delfines como para los niños. Durante la interacción, el delfín es utilizado como estímulo (atracción) y como recompensa (placer al jugar con él).
Actividades complementarias como preparar la comida, alimentarles, juego o entrenamiento, sirven para enganchar al niño cada vez más. Este refuerzo positivo es tan grande para el niño, que aumenta su atención, su capacidad de comunicación y motricidad y permite incrementar el optimismo, pacificar la mente, aumentar la seguridad y la confianza, así como desbloquear las fuentes de miedo.
Beneficios significativos:
La TAD busca fundamentalmente:
  • Mejorar el nivel de calidad de vida de los niños y sus familias.
  • Ayudar en la optimización de resultados de las otras terapias que se estén llevando a cabo.
  • Crear lazos de unión e impactos emocionales profundos.
  • Reunir muchos factores terapéuticos en una sola sesión, como la zoo terapia, la hidroterapia y la fisioterapia: ejercicio físico, ejercicios de psicomotricidad fina y gruesa, ejercicios cognitivos, atención y concentración, entre otros.
  • Pasar un rato divertido y original.
Estudios que se han realizado en varias partes del mundo en los últimos 20 años (Los doctores Horace Dobbs y David Nathanson, en Escocia y Florida 1974, y Ludmila Lukina cuyos resultados se publicaron en el Simposio Internacional de Medicina en Gurzuf 1992, en Moscú 1995, y en otros congresos como en Turquía 1996 y Gran Bretaña 1998)   mostraron resultados muy positivos en niños con síndrome de Down y autismo, ya que mejoró su capacidad para prestar atención, lo que redunda en una optimización de los procesos de enseñanza.
En conclusión, los niños que han recibido TAD han mejorado su capacidad motora gracias a los ejercicios en el agua, además de incrementar su capacidad de comunicación, y ganar en independencia, serenidad y cooperación.
Ante todo, debemos tener en cuenta que la TAD no es mágica ni milagrosa, como se llega a decir en algunas notas periodísticas. Más bien, es una alternativa al tratamiento que el paciente lleva como base y, ante todo, ofrece beneficios cuando hay una labor combinada con terapia física o de lenguaje, uso adecuado de medicamentos y atención en casa. “Lo que hacemos es sólo un refuerzo”.


“Se parte de Dolphin Assistance“por favor, reenvía esta información, seguro que alguien la está necesitando y tu podrás ayudarle.
“Por que ayudar es parte de la naturaleza”

                                   info@dolphinassistance.org
Facebook

sábado, 11 de diciembre de 2010

Frágil, trátese con cuidado

Por: Perla Graciano
VERDADES Y MENTIRAS SOBRE LOS BEBÉS PREMATUROS
La estancia de un bebé en el vientre materno es necesaria para prepararlo al mundo que lo va a recibir. Hay algunos pequeños que ‘se adelantan’ y nacen algunas semanas antes de lo normal, por lo que sus órganos aún no han alcanzado la madurez suficiente para sobrevivir fuera de su madre.
No hay duda de que los bebés prematuros requieren cuidados específicos, sin embargo este ‘trato especial’ ha dado lugar a que exista una gran cantidad de mitos sobre el tema. El Médico Gustavo Cervantes Martínez, especialista en Pediatría y Neonatología, nos aclara algunas creencias muy arraigadas sobre los bebés prematuros.
VERDADERO
1.- Los niños prematuros necesitan cuidados especiales.Los cuidados del prematuro van a depender tanto de las semanas de edad gestacional, del peso y de los problemas que se hagan presentes en el nacimiento, pero en general es importante mantenerlos en un ambiente con calor, buen aporte de nutrientes y de ser necesario con una fuente suplementaria de oxígeno.
FALSO
2.- Los bebés prematuros necesitan comer con más frecuencia que los niños que han nacido a término.Cuando se inicia la alimentación de un prematuro durante su estancia hospitalaria, generalmente es con cantidades pequeñas, por lo que las tomas son más frecuentes. Una vez dado de alta, el bebé prematuro debe ser alimentado a libre demanda.
FALSO
3.- Los nacimientos prematuros tardíos, de 35 a 36 semanas de gestación, están asociados con un mayor riesgo de sufrir enfermedades respiratorias.Las condiciones de madurez pulmonar que permiten tener un buen esfuerzo respiratorio se alcanzan en las semanas 35 y 36, por lo que el riesgo de insuficiencia respiratoria es mayor a menor edad gestacional. Sin embargo este riesgo ha disminuido con la aplicación de esteroides a las embarazadas.
VERDADERO
4.- Los niños prematuros tienen mas riesgo de padecer Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH).Todos los recién nacidos prematuros que sobreviven la etapa neonatal, es conveniente que reciban una terapia de estimulación temprana, así como de control por el pediatra, de tal manera que se pueda detectar de manera temprana cualquier secuela, entre ellas TDAH, permitiendo iniciar de manera más temprana un tratamiento adecuado.
VERDADERO
5.- Los bebés prematuros que nacen entre la semana 23 y la 26 de gestación tiene más riesgo de desarrollar enfermedades graves.A los bebés que nacen entre la semana 23 y 26, se les denomina prematuros extremos. Esto se traduce en una inmadurez generalizada de aparatos y sistemas, lo cual incrementa el riesgo de desarrollar una complicación grave que puede comprometer su vida.
VERDADERO
6.- Todos los bebés prematuros tiene que estar en incubadora.Todos los recién nacidos necesitan estar en un ambiente que les permita estar eutérmicos, esto es mas importante en un prematuro, y esto se puede lograr en una incubadora, en la cual debe de permanecer hasta alcanzar el peso y/o las semanas que le permitan autorregular su temperatura.
FALSO
7.- Las niñas prematuras son más fuertes físicamente que los niños.Aunque existen algunas evidencias de que un prematuro del sexo femenino tiene más posibilidades de superar esta etapa, pero la morbilidad está en relación con los agravantes que hay en el nacimiento, independientemente del sexo.
VERDADERO
8.- El parto prematuro está asociado con enfermedades de la madre.Generalmente existen factores o patologías maternas que pueden incrementar el riesgo de un parto prematuro, de ahí la importancia de que las embarazadas lleven un buen control médico.
FALSO
9.- Los bebés prematuros deben ser alimentados primero con fórmula, antes de recibir leche materna.En  cuanto las condiciones clínicas lo permitan, lo ideal es que reciban leche materna, ya que además de ser de más fácil digestión contiene elementos que siguen protegiendo al recién nacido.
VERDADERO
10.- Las hemorragias cerebrales son la principal causa de muerte de los bebés prematuros.El riesgo de esta complicación, se incrementa si es menor la edad gestacional.
FALSO
11.- Los niños que fueron prematuros siempre serán más débiles físicamente.Una vez que un recién nacido prematuro supera la etapa neonatal, la mayoría tiene el potencial de tener un desarrollo físico normal.

jueves, 8 de julio de 2010

El crucial impacto del jardín infantil en los niños


jardin
Desde un mejor desarrollo del lenguaje hasta un aumento de su éxito económico en la adultez, pasando por mayores logros académicos. Así de determinante sería para un niño acceder a la educación preescolar, dicen estudios y especialistas. La mejor edad: los dos años, pues ahí el cerebro está en su momento ideal para aprender habilidades cognitivas y sociales. Ésa es la labor del jardín. El resto -entregar afectos, crear hábitos, reforzar lo aprendido- sigue siendo responsabilidad exclusiva de la familia.
Fuente: Revista Ya. Reportaje realizado por 
Magdalena Andrade N.
La voz de Ruth Castillo se escucha, potente y acogedora, dentro de la sala:
-A guardar, a guardar, los animalitos en su lugar -canta, moviéndose entre las colchonetas donde sus once alumnos -once niños y niñas entre uno y dos años de edad- juegan al zoológico. Y los once niños y niñas, que minutos antes estaban absortos en el juego, responden a la orden y se paran, recogen las jirafas, los elefantes, los tigres, las vacas, los perros y los carneros para depositarlos en el canasto rojo que dice “animales”. Nadie rezonga. Nadie llora. Nadie se queda atrás.
Son las 8.45 de la mañana en la sala cuna mayor del jardín Campanita, pero aquí nadie tiene sueño. Todos saben que viene la hora de la leche, y que para recibir su mamadera necesitan que la sala esté limpia y ordenada.
-Hay muchas mamás que se quedan mirando por la ventana y que dicen: “En la casa ellos jamás se portan así”. Y eso pasa porque aquí en la sala hay cariño, pero también reglas. Aquí saben qué es lo que hay que hacer -dice Ruth Castillo, una de las tres técnico-parvularias que esta mañana cuidan a los niños y que lleva más de 25 años trabajando en el sistema preescolar.
El jardín infantil y sala cuna Campanita, dependiente de la Junta Nacional de Jardines Infantiles (Junji), es una casona amplia, con palmeras y juegos infantiles en el patio, construida al lado de un colegio en la villa Eduardo Frei, en Ñuñoa. Entre los 134 niños que recibe cada día hay hijos de vecinos del sector y también de poblaciones cercanas como Santa Julia, Lo Hermida, La Faena y Cousiño Macul, conocida porque ahí fue donde se crió el “Cisarro”. Recibe, también, a hijos de nanas de otras comunas que vienen a trabajar a Ñuñoa; hijos de cajeras de supermercado; hijos de vendedoras de almacén; hijos de estudiantes universitarias y de mamás adolescentes.
Al jardín, los niños vienen no sólo a ser cuidados durante las ocho horas que pasan aquí. No sólo a recibir tres de las cuatro comidas diarias que necesitan. No sólo a ser estimulados por las educadoras, que hacen con ellos actividades para desarrollar las áreas de lenguaje, cálculo y orientación espacial. También comparten con otros niños, compiten por ser escuchados y desarrollan habilidades fundamentales para su vida de adultos: aprender a escuchar, a esperar, a recibir órdenes, respetar límites y a tolerar la frustración. Algo que muchas veces les cuesta aprender en la casa.
En los últimos veinte años, la evidencia internacional muestra que el impacto de la educación preescolar -desde los 0 a los 4 años- trae importantes efectos futuros en el desarrollo del niño. El economista James Heckman, investigador de la Universidad de Chicago y Premio Nobel de Economía en el año 2000, lo resume así: por cada dólar invertido en enseñanza preescolar hay un retorno de ocho dólares cuando ese niño se convierte en adulto.
En Chile, el economista de la Universidad de Chile Dante Contreras -hoy uno de los directores ejecutivos del Banco Mundial- publicó en 2008 un estudio realizado junto con otros dos investigadores entre estudiantes de segundo medio que rindieron la prueba Simce. Al analizar a aquellos alumnos que en su infancia fueron al jardín infantil versus aquellos que no lo hicieron, quienes sí tuvieron educación preescolar presentaban entre 7,4 y 8,8 puntos más en el Simce de matemáticas que sus compañeros, y entre 5,8 y 6,6 puntos más en el de lenguaje.
-La evidencia empírica muestra que es en edades tempranas cuando los niños desarrollan todas las conexiones sinápticas que derivarán en su capacidad de aprendizaje futuro. Muchos de estos procesos ocurren desde el embarazo hasta el primer año de vida y luego en la edad preescolar, un momento potente para desarrollar habilidades cognitivas, como aprender un lenguaje y operaciones matemáticas, y no cognitivas, como autoestima y disciplina -explica el investigador. Y agrega que, en términos económicos, la inversión del futuro debería ser la educación preescolar.
-El retorno más rentable, económica y socialmente, es la educación temprana. El menos rentable, la capacitación.
El acceso a sala cuna y jardín infantil permitiría que los niños más pobres llegaran a la etapa escolar en igualdad de condiciones que aquellos de sectores más acomodados, donde existen más posibilidades de que sean estimulados en sus habilidades desde que nacen. Pero la sala cuna y el jardín tiene beneficios para los niños de familias con más recursos que también impactarán en su desarrollo futuro: el aprendizaje de la socialización, dice Dante Contreras.
Lo que se aprende en el jardín
En las ocho horas que la técnico-parvularia Ruth Castillo trabaja con los niños y las niñas de la sala cuna mayor del jardín Campanita, para ellos sólo hay una hora y media de descanso, entre las 13.00 y las 14.30: la hora de la siesta, luego del almuerzo, para reponer energías. El resto del tiempo es pura estimulación: sólo en una mañana, entre las 9.00 y las 12.30, han jugado, han tocado instrumentos, han participado de una degustación de frutas, han corrido por el jardín, han cantado, han escuchado un cuento, han bailado y hasta han hecho un pequeño ejercicio matemático: calcular cuántas compañeras y cuántos compañeros han faltado hoy a la clase.
-Hay que tenerlos permanentemente en una actividad, y que sea entretenida, para que se sienten y se mantengan concentrados. Sus favoritas son las actividades de psicomotricidad: trabajar con palitos de helados, con botellas, con lo que tengamos a la mano -ejemplifica Ruth Castillo.
Si bien es cierto no existe consenso entre los especialistas sobre cuál es la edad ideal para comenzar con la educación preescolar -hay algunos que sostienen que ojalá no sea antes de los dos años, por el riesgo de contraer enfermedades, mientras otros apuntan a que, si el niño tiene buena salud, podría comenzar en cuanto termine su período de amamantamiento- sí existe acuerdo en que los dos años es la edad clave para desarrollar tanto habilidades cognitivas como sociales en el jardín infantil.
Las habilidades cognitivas, porque en estos momentos el cerebro está en un punto alto de plasticidad cerebral, que permite a los niños absorber todos los conocimientos que tengan a su alcance.
-Los estudios indican el impacto positivo que tiene el apresto, el ensayo, en el desempeño educativo posterior: los niños y niñas que tienen acceso a elementos de pre-lectura (cuentos, letras, diarios, historias, lo que sea que relacione la lectura sin necesidad de leer directamente) están mucho más preparados y muestran mejores resultados a nivel de lecto-escritura en su desempeño posterior -muestra la psicóloga Mónica Peña, coordinadora del Programa de Protagonismo Infanto-Juvenil de la Universidad Diego Portales.
Otro aspecto que se ve favorecido es el desarrollo del lenguaje. El pediatra Francisco Moraga, vicepresidente de la Sociedad Chilena de Pediatría, cree que el jardín infantil es el mejor aliado a la hora de que los niños aprendan a hablar más rápido que si sólo estuvieran en la casa. Y esto tiene una razón lógica: en su casa, el niño adquiere una forma de comunicarse con su familia que muchas veces está basada en otros signos que van más allá del lenguaje verbal y que reemplazan a la palabra. En el jardín, en cambio, para conseguir lo que quiere, el niño tiene que hacer su mejor esfuerzo para ser entendido, y ese esfuerzo significa expresarse a través del lenguaje verbal.
En el ámbito de las habilidades sociales, los dos años son clave, ya que es en este momento cuando los niños comienzan a ponerse agresivos con sus pares, y deben aprender a controlarse.
-Un estudio realizado por el investigador canadiense Richard Temblay descubrió que los dos años es la edad en que los niños tienen mayor agresividad hacia el otro. En ese momento es cuando hay que empezar a trabajar con su capacidad de autorregulación, de respetar y aceptar límites de los adultos. De desaprender la agresividad -explica la psicóloga infanto-juvenil Loreto Vera, especialista en educación temprana y buen trato de la dirección metropolitana de la Junji.
También es un buen momento para que aprendan a tolerar la frustración, agrega el pediatra Francisco Moraga. La edad preescolar es la época precisa para que el niño aprenda a obtener lo que quiere a través del transar con sus compañeros, del respetar sus tiempos y de reducir los conflictos.
-Eso no significa que un niño, por no ir al jardín, sea frustrado; pero puede tener más dificultades para adaptarse.
Todas estas tareas que estimula el jardín deben ser replicadas por los padres en casa. El problema es que muchas veces a los padres les cuesta ponerlas en práctica.
-Se supone que el proceso de estimulación de un niño debería ser un 30 por ciento responsabilidad del jardín y un 70 por ciento de los padres. Pero nosotros tratamos de dejar un 40 por ciento en la casa y hacer un 60 por ciento acá. Sobre todo para que los papás no se sientan muy culpables -cuenta Ruth Castillo, del Jardín Campanita. Ella lo ve mucho entre sus niños: sabe que hay muchos que cuando vuelven a la casa, la única actividad que tendrán hasta que se acuesten será estar frente a la pantalla del televisor.
Que el niño asista al jardín infantil, dice la psicóloga Loreto Vera, no es sinónimo de que lo que aprenda ahí no sea replicado dentro de la casa. Y esa también es labor del jardín infantil: trabajar con la familia para que aprenda a estimular a su hijo y a entregarle afectos.
-El jardín también debe trabajar en el fortalecimiento de la relación entre padres e hijo. Y a las familias hay que reencantarlas y orientarlas en este proceso, porque muchas veces se pueden ver sobrepasadas con la crianza.
No es difícil estimular a un niño, dice la psicóloga Mónica Peña: debe darse de manera espontánea. Frases como: “Mira qué lindo el árbol”; “Mira ese perro”; “Mira qué lindo ese gato blanco” son una forma de presentarles a los niños el mundo sin necesidad de tener una formación ni materiales especiales.
Para el doctor Francisco Moraga, la imposición de hábitos y límites debe seguir siendo tarea exclusiva de los padres:
-Los padres deben enseñarles a los hijos a confiar en ellos. Cuando van al jardín, los niños están en plena época de individuación, aprendiendo a oponerse e imponerse, y eso es normal. Pero en la casa, cuando lloran, a los padres les da pena: les dicen, no, no, bueno ya. Se desdicen. El niño, entonces, se confunde; esa confusión los lleva a la duda. Y cuando un niño comienza a dudar de un adulto, qué queda para después.
Quiénes sí y quiénes no
Todos los niños deberían tener la posibilidad de asistir al jardín infantil, dicen los especialistas, siempre y cuando el lugar elegido cuente con una infraestructura y un plan de trabajo que le reporte más beneficios que quedarse en la casa. No se quedan fuera ni siquiera los niños con necesidades especiales: los jardines infantiles de la Junji, por ejemplo, cuentan con educadoras diferenciales que los ayudan en su integración. Sin embargo, hay algunas excepciones:
Niños con inmunodeficiencias o condiciones de salud que los pongan en alto riesgo de contraer enfermedades.
Niños con problemas especiales de salud que puedan acarrear situaciones difíciles en el jardín (por ejemplo, niños con colostomías, que requieren elementos externos para hacer sus necesidades, ejemplifica el doctor Francisco Moraga).
Niños con alteraciones del desarrollo severas, como autismo. Para ellos es mejor un jardín un con espacio de estimulación temprana especial, dice la psicóloga Mónica Peña.
La desconfianza en el sistema
A pesar de la evidencia teórica y de que en los últimos años la oferta de educación preescolar se ha duplicado tanto en el sistema público como en el privado, en la práctica todavía hay resistencia de las familias a que sus hijos asistan a la sala cuna y el jardín infantil.
Una encuesta del Programa Pulso, de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Chile, realizada entre 2007 y 2008 en 600 madres, determinó que un 38 por ciento de ellas no enviaría a sus hijos al jardín infantil. Algunas razones: que los niños están mejor con la madre; no tener un jardín cerca de la casa o el trabajo; el miedo al contagio de enfermedades y la desconfianza hacia el sistema preescolar.
La psicóloga de la Junji Loreto Vera cree que la falta de información juega en contra a la hora de extender los beneficios del jardín infantil a todos los niños. En materia de cobertura, en los últimos tres años la Junji, como parte del programa “Chile crece contigo” ha masificado su cobertura de sala cunas y jardines en todo Chile. También ha aumentado la oferta privada, por lo que hoy hay más posibilidades de encontrar establecimientos para llevar a los niños.
Que los niños están más expuestos a enfermedades es una realidad, dice el doctor Francisco Moraga, de la Sociedad Chilena de Pediatría. Sobre todo en ciertas épocas del año, como el invierno, el riesgo de enfermarse es mayor que el beneficio que reportaría asistir a una sala cuna, en el caso de las guaguas. Por eso, él recomienda asistir a partir de los dos años. Otra mirada tiene la psicóloga Mónica Peña, de la Universidad Diego Portales: es normal y esperable que los niños se resfríen en el invierno, o que se enfermen del estómago, pero hay muchas mamás que sienten culpa cuando esto sucede, y que lo asumen como una responsabilidad de ellas; por eso prefieren mantener al niño en casa.
La desconfianza hacia el sistema es un área en que la Junji está trabajando, dice la psicóloga Loreto Vera. Junto con entregar una mayor capacitación en buen trato a sus profesionales, en este organismo también hay una oficina que fiscaliza a las educadoras en su trabajo con los niños, además de investigar todas las denuncias de posibles malos tratos o negligencias en su labor. Por su parte, Mónica Peña asegura que en los últimos años las educadoras están cada vez mejor preparadas para recibir a los niños: el jardín ha ido transformándose de una guardería a un espacio de desarrollo integral infantil.